Permanente de pestañas, por qué no te he probado antes…

0
253

Hace ya cosa de un mes que me lancé a probar algo que hacía mucho tiempo que quería probar… la permanente de pestañas. Lo sé, no es ninguna novedad pero tengo la necesidad imperiosa de contarte que estoy mega feliz.

No sé por qué razón cualquier tratamiento de belleza con máquinas, sin máquinas, con cosméticos químicos, naturales, etc. me dan cosilla probarlos. Pero una vez lo hago estoy feliz, encanta de la vida, emocionada y casi adicta a utilizarlo una y otra vez.

NOVEDAD PARA ESTE 2019 ¡¡NO TE QUEDES SIN PLAZA!!

Y esto es lo que me ha ocurrido con un remedio estético fácil y rápido que dura un montón de tiempo y hace que digas (si quieres) bye bye a la máscara de pestañas durante un tiempo.

La cosa es que últimamente (desde que soy mami, vaya) que maquillarme me da muuuucha pereza y desmaquillarme* ya es un drama porque o me duermo por las esquinas con todo el kit puesto o lo hago tan mal que mi piel lo nota y está fea fea y apagada. Conclusión: que lo hago menos y solo cuando la ocasión lo merece…

El hecho es que una de las partes del maquillaje que más me gusta es la máscara de pestañas. Resaltar la mirada (siempre con mis gafas) es una parte fundamental para tener la ilusión óptica de tener buena cara.

Pues bien, probé la permanente y el tinte de pestañas hace cosa de un mes en The Comb. El proceso duró más o menos una hora:

  1. En primer lugar preparan las pestañas par ala permanente con el canutillo y un líquido que huele muy muy mal y escuece un poquito si te entra una gotita en el ojo (pero que no cunda el pánico, ni ceguera ni nada, ¿eh? palabra de una hipocondríaca de manual que no se esconde de haberlo pensado cuando me picaba el ojo).
  2. Durante el rato que lo tienes puesto aprovechas para pensar, respirar hondo y dormirte si eres una afortunada que puede desconectar en cualquier rincón.
  3. Unos minutos más tarde cuando ya tienes las pestañas rizadas y preciosas viene el tinte para que parezca que llevas máscara de pestañas negro 24/7. Con un pincelito se van tintando las pestañas y se deja actuar un ratín más y
  4. ¡voilà! el proceso ha terminado.

Tengo que decir que el primer momento te ves como un Nenuco con los ojos súper abiertos pero es cuestión de horas acostumbrarte y verte una mirada estupenda. No me he vuelto a poner máscara de pestañas en todo este tiempo y estoy encantada. ¿Que tienes dudads? Estas eran las mías y ya las tengo resueltas:

Angustia por dejar que te toquen los ojos: más allá del picorcito si te entra una gotita de nada en el ojo no duele ni molesta ni nada raro.

Se me caerán las pestañas: de momento no he perdido ni una.

No sé si fiarme del sitio: yo tampoco iría a cualquier lugar. Mira bien donde te lo haces porque pueden hacértelo mal también. Todo depende de las manos en las que te pones.


En The Comb tienes un 10% de descuento si eres socia del Club Barcelonette y un precio especial para la permanente de pestañas. Llama y pregunta por los precios especiales para las #Barcelonettes si te apetece probar


*Ahora estoy probando un remedio nuevo para desmaquillarme, otro día me entretendré a contártelo con más detalle. 

 

705 mujeres reciben nuestras ideas cada semana. Apúntate.

Xènia es traductora, publicista y especialista en marketing directo y digital. Fundó Barcelonette como blog de moda y estilo de vida el año 2006 llegando a ser un medio de referencia en Barcelona y a nivel nacional. Actualmente Xènia centra su actividad en compartir a diario en la newsletter de Barcelonette tips sobre qué hacer, dónde ir y qué llevar en la Ciudad Condal y en dirigir el Club Social en el que todas las semanas las socias se encuentran y participan en charlas talleres y actividades de ocio, desarrollo personal y profesional. Además, es profesora del Posgrado en Comunicación Digital y Social Media en Inesdi Digital Business School.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.