Y lo sabes tal cual pones el pie en el suelo al salir de la cama. Sabes perfectamente si ese días estás al 1000% o estás apagada.

Y otros en los que estás al 1000% ocurre algo y ZAS. Bye bye todo. O debería decir PUUUUM… Porque es un batacazo.

Y en el tip de hoy para enchufarte y hacer que el día de hoy sea increíble para ti que lees estas líneas es protégete.

Gente CHOF hay en todas partes, cerca, lejos, pueden ser tus jefes, tu familia… Menudo palo.

Mi consejo es primero que lo detectes. Es cruel pero necesario. Anota rápido tres chupópteros de energía e ilusión con quien tengas contacto todos los días.

Dejar de verlos sera difícil. Pero al menos si eres consciente afrontarás los días de otra manera.

A mi me pasa. Ya sé a qué me enfrento. Y voy preparada a estas situaciones: sé qué tengo que compartir y qué no. Sé que me cogerán por banda para ser un muro de lamentaciones. Pero no dejaré que mi estado de ánimo se vaya abajo por empatizar. Esto te pasa si sacas de notable para arriba en empatía, claro.

Lo dice el principio del mentalismo: “Los pensamientos son cosas, lo que piensas se manifiesta”. Y la ley de la atracción que dice que «Las vibraciones similares vibran juntas y se atraen».

Uf complicado. Chorradas, podrás pensar.

A mi me cuesta creerlo pero cada día me convenzo más de ello. Mira, dicen que funciona así:

Tú piensas algo. Tu pensamiento es energía y se mueve libremente por ahí. La ley de la atracción se ocupa de coger la energía de ese pensamiento y llevarlo a la zona donde se guardan todo lo que lleva esa misma misma frecuencia vibratoria.

Si estás que lo petas, positiva y con ganas de comerte el mundo tienes números de que ese día ocurran cosas maravillosas.

Y al contrario, igual. A no ser que tengas una fuerza mental de esas que doblan cucharas con solo mirarlas.

Tú te levantas a tope. Vibrando por todo lo alto. Con tu cafetito, tu ilusión, tu ducha gustosa. Sales y te juntas con quien alguien ceniza, o recibes un WhatsApp, o un email más bien CHOF. Y te apagas. Porque el chupóptero te arrastra a su vibración.

Es más fácil bajar que subir de vibración, claro.

Cuando conoces a alguien que vibra alto te engancha. Flipas en colores con su actitud y te vienes arriba. Te eleva. Subes. Y quieres comerte el mundo.

Y es este tipo de gente de la que me quiero rodear.

Y ese es el tipo de mujeres que tenemos en el Club: madres, o no. Emprendedoras, o no. De 30, 40, 50… Qué más da.

Lo que sí tienen en común son las ganas de comerse el mundo, que contagian, que vienen al club en busca de gente que vibra como ellas, a compartir ilusiones, objetivos, ideales, conversaciones y un ratito a la semana para ellas porque saben que tener un rato para ellas eleva su vibración, su creatividad y su vida en general.

Si eres así, vente que queremos conocerte. Tenemos un montón de planes ene agenda para subir la vibración. Si no eres así, haz el ejercicio. Protégete. Te sentará mejor. Estarás radiante. Poderosa. Queremos super power del bueno, ¿o no?

¿Crees en la ley de la atracción y en el principio del mentalismo? Yo estoy aprendiendo. Laín García Calvo habla mucho sobre esto.

Te espero en los comentarios para que me des tu opinión.

Feliz fin de semana de vibras altas

Avatar
Traductora, publicista y especialista en marketing directo y digital. Fundadora del blog Barcelonette en el 2006 y creadora del Club Barcelonette para mujeres con poco tiempo y muchas ganas de pasarlo bien. Profesora de creación de contenidos en Inesdi. Mamá de 2 niñas y un caniche. Leo. Le gusta salir, aprender y conocer a mujeres poderosas, inquietas y con mucho que aportar. Ha creado esta Comunidad para ofrecer un espacio de desarrollo personal y profesional de 2h semanales con las que conectar, aprender, tomar un vino y compartir.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.