Un San Valentín horrible

73
foto de Luciana Hoffmann del Club Barcelonette

Las expectativas son muy malas.

El viernes tenía que ser todo color rosa. O rojo mejor dicho.

Todo el mundo tenía que estar mega enamorado, proclamando a los cuatro vientos lo flipante que es su vida, su celebración, su marido/mujer, novio/a, marinovio/a y todo lo demás.

Pues yo tuve una pelea de las gordas.

(Ya hemos hecho las paces).

Pero el viernes fue épico.

No nos poníamos de acuerdo. La discusión arrancó a las 8:00h y terminó a las 18:00h (horario escolar).

Poro lo que me gustaría tocar hoy es la exposición en redes sociales.

¿Por qué se hace eso?

Si le dirías a tu marido «mil veces sí quiero…», ¿por qué tiene que saberlo todo el mundo?, ¿y de puertas para adentro qué?, ¿se lo has dicho a él/ella?

¿Estaba buena la cena de San Valentín?, ¿no sería mejor dejar de hacer fotos y retransmisiones en los stories y estar por lo que hay que estar?

Yo celebré San Valentín con un montón de gente esa noche. Un montón. Desde el sofá y en pijama y con las dos peques saltando por el salón.

Quizás soy yo la que no entra al trapo en redes sociales. ¿Será eso?

Me gustaría charlar sobre esto entre todas. Sin críticas ni prejuicios. ¿Podríamos hablar de eso sin juzgar a nadie en los comentarios? Cada cual tiene sus motivos para contarlo.

Que conste que no tengo nada en contra de San Valentín. Las fiestas me parecen geniales porque nos obligan a parar y celebrar cosas para las que nunca tenemos encontramos tiempo.

¿Tendría que haber retransmitido yo mi agobio en las redes? Me hago estas preguntas…

En lugar de eso lo que me salió del alma fue comentarlo en la comida del Club Barcelonette del viernes. En el cara a cara sí que compartí mi agobio, el motivo de la discusión y busqué apoyo femenino para ver que la que tenía razón OBVIAMENTE era yo 🙂 Como siempre 🙂

Debe ser que me gustan las distancias cortas.

Por eso la comida mensual del Club es uno de mis momentos favoritos del mes. La próxima comida es el 13 de marzo. Por si te quieres venir a compartir. En el cara a cara. Y apagar el teléfono un rato para conversar con otras humanas interesantísimas. Es para socias. A la comida invita el club.

Un abrazo,

Pd. La foto es de Luciana Hoffmann

Xenia Alonso
Todo el mundo me conoce como Barcelonette. Soy madre, empresaria, filántropa, inquieta y una ninja de la agenda. Hace 10 años aposté por mi y me convertí en la CEO de mi vida y de mis empresas. Me defino como "Life Designer": Ayudo a mujeres a convertirse en la CEO de su vida a nivel profesional y personal. Desde el 2006 comparto en este blog tips, trucos y herramientas para estés más sana, más guapa, más libre y más segura de ti misma. Al nacer mi hija en el 2016 busqué lugares donde inspirarme y conocer mujeres con ganas de comerse el mundo. Como no lo encontré, creé el Club Barcelonette.