Copa de vino, cava o cerveza de cortesía enseñando tu carné de socia

c/Mandri 29
931436697

En plena calle Mandri, luz natural, tapas deliciosas y rumba los viernes

Si lees en diagonal, con esta primera frase ya habrás descubierto lo mejor del nuevo descubrimiento y la nueva incorporación al Club Barcelonette: Chico Bar.

Con grandes ventanales, pocas mesas, cocina a la vista, una barra por si vas sola, una carta con un montón de opciones de tapas deliciosas para las noches de amigas y un menú delicioso y económico para tus mediodías de reuniones o de comidas exprés.

Intenté elegir las opciones más saludables de la carta quedándome con las ganas de lo que se pidió mi acompañante. Sin embargo, a pesar de haber elegido verduras a la brasa y un tártar de atún y aguacate tengo que decir que ambos platos estaban deliciosos y en el primer bocado se me fue la »envidia» por su crema de verduras con patata o su hamburguesa. De postre, nunca comer fruta fue tan »bonito» y divertido… Mi Macedonia me alegró el final de mi menú.

Además, si te estás planteando organizar un cena con tus amigas que sepas que los viernes son noches de rumba en ChicoBar así que ¡la diversión está servida! En un rincón del restaurante va todas las semanas un grupo que toca en directo y anima el cotarro de la calle Mandri.

Si eres socia del Club Barcelonette y enseñas tu tarjeta de socia cuando vayas, tendrás una copa de bienvenida gratis de regalo. Cortesía de ChicoBar para las Barcelonettes. VER FICHA

C/ Mandri, 29-31 ???? 931 43 66 97

Xenia Alonso
Todo el mundo me conoce como Barcelonette. Soy madre, empresaria, filántropa, inquieta y una ninja de la agenda. Hace 10 años aposté por mi y me convertí en la CEO de mi vida y de mis empresas. Me defino como "Life Designer": Ayudo a mujeres a convertirse en la CEO de su vida a nivel profesional y personal. Desde el 2006 comparto en este blog tips, trucos y herramientas para estés más sana, más guapa, más libre y más segura de ti misma. Al nacer mi hija en el 2016 busqué lugares donde inspirarme y conocer mujeres con ganas de comerse el mundo. Como no lo encontré, creé el Club Barcelonette.