Lo admito, son mi adicción… tengo más de 3 cajas grandes de cartón llenas de bolsos de los que ni quiero ni puede deshacerme en el altillo de mi habitación.
Mi futurísimo marido no lo sabe, y no quiero saber qué cara pondrá cuando me mude a su casa después de la boda y ocupe la mitad del cuarto trastero con ellas.

Y mi última adquisición:
También de Blanco, por 35 € aproximadamente. Ya he roto mi promesa de no comprar. Es acolchado aunque de plástico, con un estilo retro y anticuado, con cadena gruesa y detalles dorados que lo moderniza y le da un toque chic y sofisticado, del actualísimo color violeta, muy práctico de llevar aunque todo el mundo sabe que has llegado por el ruido de la cadena cuando cocha contra algo.

Si es que no tengo fuerza de voluntad. Pero qué iba a hacer, fue el mismo efecto que el enamoramiento… Ahí estaba, colgado a lo alto de una percha en la tienda de Blanco de la Avda. Diagonal… el bolso soñado, el que siempre he querido, el que llevaba tiempo controlando por la red en la web de Marc Jacobs, para mi, el IT de otoño que veréis en color aguamarina a la derecha.


Me acerqué a la tienda en busca de un bolso negro básico para ir a la oficina pero al verlo se me aceleró el corazón y fue compulsivo… lo cogí y me fui directa a caja. Otra vez.

Aunque tengo que decir, que mi bolso fetiche, del que siempre siempre estaré enamorada y que no me puedo permitir (¡y es negro!) es el clásico modelo 2.55 de Chanel. Podéis leer su historia en el blog Stylefrizz aquí.

Barcelonette · Blog de moda de Barcelona

www.barcelonette.net

Xenia Alonso
Todo el mundo me conoce como Barcelonette. Soy madre, empresaria, filántropa, inquieta y una ninja de la agenda. Hace 10 años aposté por mi y me convertí en la CEO de mi vida y de mis empresas. Me defino como "Life Designer": Ayudo a mujeres a convertirse en la CEO de su vida a nivel profesional y personal. Desde el 2006 comparto en este blog tips, trucos y herramientas para estés más sana, más guapa, más libre y más segura de ti misma. Al nacer mi hija en el 2016 busqué lugares donde inspirarme y conocer mujeres con ganas de comerse el mundo. Como no lo encontré, creé el Club Barcelonette.

1 Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.