Emprender está de moda, cada día hay más y más mujeres que se lanzan a crear proyectos nuevos para poder conciliar, ser más felices y un montón de razones más.

Hace unas semanas las chicas de Mompreneur me invitaron a ser la emprendedora invitada para dar una charla explicando mi experiencia en estos últimos 10 años emprendiendo y sobre todo alrededor del tema LA REINVENCIÓN PROFESIONAL DESPUÉS DE SER MADRE.
Y hoy para hacer un poco un sum up de lo que comentamos compartiré con todas vosotras las 10 cosas que – considero – debéis saber antes de emprender.
Antes de contarte estos 10 temas quiero que sepas que hace más de 10 años que decidí emprender. Y no te quiero engañar, nada es de color rosa y tomar esa decisión es difícil y hay que tener las ideas muy muy claras.
Salir de la zona de confort no es agradable y puede ser caro.
Emprender – y abandonar el calor de la nómina – significa que te lo tendrás que currar. Y mucho. Y no saber qué pasará a final de mes da mucho pero que mucho vértigo.
Y como sé de buena tinta porque me habéis escrito varios emails preguntándome mi opinión, para que os comparta mi experiencia o simplemente para compartir angustias con alguien que ya está en vuestra situación he hecho esta lista de 10 «consejos» o «verdades» que tienes que tener en cuenta:

Cuando emprendes no hay descanso

Siempre me ha hecho muchísima gracia lo de…

¡¡Qué bien ahora podrás ir al gimnasio!!,

¡¡puedes trabajar cuando quieras!!,

¡¡puedes cogerte las vacaciones que te dé la gana!!

MENTIRA.

La verdad es que cuando emprendes y trabajas para ti misma trabajas todos los días. A todas horas. O al menos al principio. Los arranques no son fáciles. No se hacen las cosas de la noche a la mañana y mucho menos cuando estás sola y tienes que hacerlo todo tú: desde comprar el paquete de folios, hasta ejecutar campañas de marketing, reunirte con todo el mundo, hacer llamadas, cafés, diseñar tarjetas, cambiar tóners… Ya llegará el momento de ir al gimnasio todas las mañanas porque tienes un equipo de gente ejecutando todo lo anterior por ti… Pero eso no sucede al principio. Por lo menos a la mayoría de la gente.

Obsesión

Lo mejor que te puede pasar es que emprendas en algo que sea tu pasión. Y como será tu pasión será tu obsesión. Hablarás de esto con todo el mundo y te resultará difícil no estar hablando de trabajo full time. Obsesionarte con tu proyecto es para mi un ingrediente esencial para que tenga éxito pero con el tiempo necesitarás tomarte días de descanso, irte de viaje, descansar y dejar la mente en blanco para que vengan ideas frescas.

Soledad

Emprender (a no ser que tengas un socio) hará que te sientas sola en muchas ocasiones. Que necesites ayuda y la gente no te responda o no te sirvan sus consejos. Te ocurrirá que no sabrás hacer muchas cosas, que tendrás que delegar sin presupuesto, buscarte la vida o aprender a hacer las cosas como puedas para sacar el negocio adelante… Y la soledad a veces abruma. Mucha gente abandona por este motivo sus proyectos. Tocas techo y no sabes por dónde tirar.

Conciliación

Que las mamás emprendan para conciliar es un tema que está muy muy de moda ahora mismo y que muchas están haciendo. Yo misma lo hice hace años a pesar de que los bebés llegaron mucho después que la primera cuota de autónoma.
Sin embargo, hay que tener en cuenta los puntos anteriores y que a veces compaginar todo lo de antes con un bebé llorando, las tomas y los virus hace que no estés ni por unos ni por otros.
De todas formas, no hay nada más gratificante para mi que poder estar todos los días junto a mis hijas hasta que tienen dos años.
Eso sí, si tu negocio lo permite podrás descansar lo que toca y recuperarte bien, sino, ma-la-va-ris-mos.

Salir de la zona de confort

Toda mi vida he sido una persona extremadamente tímida aunque no te lo parezca. Era de las que se escondían para que no me preguntaran en el cole, esquivaba a gente por la calle porque me daba vergüenza saludar y me ponía como un tomate al hablar con desconocidos o al hablar en público. Para mi ésta fue una de las primeras salidas de la zona de confort y ahora ¡¡me encanta!!
Incluso me considero una persona extrovertida a la que le encanta la gente.
Es como hacer la mili. Si no sales de tu zona no avanzas. Peor cuando lo haces, es adictivo y creces de manera exponencial.

Amigos no, clientes si

Ays los amigos… Tienes que crear negocios para tus clientes no para tus amigos. No cuentes con ellos como gente que te va a contratar, comprar tus productos o necesitar tus servicios. Tira millas sin contar con ellos y te llevarás menos decepciones.

Nada sucede de hoy para mañana

Si fuera así de fácil, todo el mundo lo petaría rapidísimo. Ten paciencia y persevera porque si tu idea es buena y te lo curras mucho, ¡la recompensa llegará tarde o temprano! Eso sí, ponte un deadline para saber hasta dónde puedes aguantar sin beneficios, sin nómina o trabajando creando tu negocio: cuándo debes tener tu primer cliente, cuándo tomar decisiones rápidas, cómo hacerlo…

Good is fine

Esta es una de mis frases favoritas. Conozco a muchísima gente que no lanza sus proyectos porque no están »perfectos». Y van perdiendo días y más días mejorando su web, sus productos o haciendo un último curso antes de salir a buscar clientes.

Solo con que esté »bien» y tengas un MVP (del inglés Minimum Viable Product) ya puedes empezar. Primero vende y luego perfecciona sobre la marcha y en función del feedback que tengas. Salir con todo niquelado y que no guste a nadie es una pérdida de tiempo.

Además, si vendes, tendrás más budget e ideas para hacerlo todo rebonico.

Emprender es caro (cuesta tiempo y dinero)

Y te diría que es muchísimo más caro en tiempo que en dinero. Ahora puedes tener webs preciosas a bajo coste, una cuenta de instagram gratis y un millón de recursos para darte a conocer.
Pero no te creas que con 0€ llegarás muy lejos. Intenta tener un cojincito o un respaldo gracias a los meses fuertes que te ayuden a pasar los meses más complicados. Empieza muy muy lean.

Directa al Dragon Khan y sin hacer colas

Tienes que estar ready para vivir en una montaña rusa de emociones. Emprender es mega divertido: hay días de subidón máximo en los que no tocarás de pies en el suelo y otros en los que lo verás todo muy negro… Y esto puede suceder la misma semana, incluso el mismo día. Bienvenida a la locura. Los de tu entorno pensarán que estás »majareta» perdida pero hasta que no arranquen sus business no sabrán lo que se siente.

¿Tienes algo que añadir? Cuéntanos tu experiencia como emprendedoras o si tienes un proyecto que todavía no ha visto la luz y así te vamos ya conociendo. 

 

780 mujeres reciben nuestras ideas cada semana. Apúntate.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.