Estos días de fiestas navideñas y coincidiendo con nuestro décimo aniversario de novios hemos hecho una pequeña escapada low cost a Bratislava y Budapest.

Tenía muchas ganas de conocer Budapest, Carles ya había estado haciendo la ruta Viena-Praga-Budapest, así que he tenido que esperar unos añitos para poder ir. Ahora me toca sobornarle para ir a Praga y a Viena…

Buscando vuelos, y lo caros que se ponen en estas fechas, decidimos recurrir a Ryanair y hacer de Bratislava nuestro Hub (centro de operaciones) y pasar la primera y última noche allí para luego coger el tren a Budapest (está a dos horas y media y Viena a tan sólo una horita. El billete a Budapest los dos ida y vuelta nos costó 35 euros).

Nos sorprendió mucho edta ciudad: vale pena dedicarle unas horas. Es la gran olvidada entre dos grandes joyas como Viena y Budapest.

La tarde del día de llegada y la mañana del último día nos sirvió para visitarla bastante a fondo.

Además de ser una ciudad moderna y llena de encanto es un destino muy barato y práctico. Tienen de moneda el euro, todo el mundo habla inglés, los transportes son puntuales y modernos y se come muy bien. Eso sí hace frío y suele nevar, aunque sarna con gusto…

Bratislava

El centro histórico es muy pequeño y cuco, de calles adoquinadas, iglesias y palacios preciosos, lleno de originales esculturas de hierro, la única iglesia azul y todo coronado por un castillo iluminado.

Se confirma que a veces es mejor ir sin muchas expectativas a una ciudad para que te acabe sorprendiendo.

Las visitas imprescindibles

  • Centro histórico, callejear sin parar desde la Puerta San Miguel por las plazas y calles adoquinadas.

Castillo de Bratislava

Centro Bratislava

  • Castillo de Bratislava, lo vimos por fuera, por que leímos que no era muy bonito por dentro, aunque si que aconsejaban subir para tener buenas vistas sobre Bratislava. Otra opción es el mirador del Puente Nuevo.

IMG_4382_opt

  • Puente Nuevo- Novy Most, vale la pena cruzarlo a pie para ver el castillo del otro lado, mejor de noche para verlo iluminado. Podéis subir al observatorio (una especie de UFO que también es un restaurante), para ver toda Bratislava.
  • Iglesia Santa Elisabeth, la iglesia azul ejemplo de Art Nouveau de principios de siglo XX.

Iglesia Azul

  • Catedral de San Martín, no es tan bonita como la de Santa Elisabeth pero 11 reyes húngaros fueron coronados allí, es del siglo XV.
  • Iglesia y Monasterio de los Franciscanos. Del 1297. En 1526 el rey Ferdinand I de los Hasburgo fue coronado en una de sus tres capillas.
  • Puerta de San Miguel, es la única puerta que se conserva de la Bratislava Medieval. Cruzándola y bajando su calle peatonal empieza el centro histórico, la plaza más bonita es la del Palacio Primacial y el Antiguo Ayuntamiento. Tiene una fuente y una estatua de Napoleón.

Puerta San Miguel

  • Estatua Cumil ‘Men at Work’. Súper original, mirad bien en el suelo que nosotros casi la pisamos.

Man at work

  • El Palacio de Grassalkovich o Prezidentský Palác (Palacio Presidencial) y su jardín. El hotel en el que nos alejamos estaba justo al lado, es precioso y de noche iluminado aún más. Es la residencia del presidente de Eslovaquia.

Palacio Bratislava

  • Castillo de Devín. El lunes está cerrado. Está en Devín, un pueblo a 13km de Bratislava. Se llega con el autobús urbano 28 que sale del Puente Nuevo y te deja en el pueblo. Desde allí se puede ir paseando hasta el castillo, subir a él y rodearlo por sus paseos con vistas donde se junta el Danubio con el Moreva. Este castillo divide imaginariamente Eslovaquia y Austria en dos.

IMG_4642_opt

Gastronomía Eslovaca

Slovak Pub, en la calle Obchodná 613/62 en el centro de Bratislava.

Allí podéis catar la cerveza eslovaca Zlaty Bazant que está deliciosa. Cuidado que tiene 14 grados! Y platos típicos como el Halusky, una especie de gnoquis con queso y bacon, un tipo de queso gratinado tipo Camembert o la sopa de cebolla que se sirve dentro de un pan, súper original.

tripadvisor

Ojo que las raciones son muy generosas, y con coger el plato de tres entremeses para probar es más que suficiente, tiene dos tipos de halusky con queso y cebolla, y unas empanadillas de queso con salsa de yogur buenísimas.

En la calle Zelená, bajando la calle principal del centro desde la puerta de San Miguel a mano izquierda, también encontráis muchos pubs donde comeros una buena hamburguesa o hot dog.

Alojamiento

Nosotros nos quedamos en el Austria Trend Hotel que está bastante céntrico, nos costó 55 euros la noche con desayuno. Es un hotel muy grande, y moderno con amplias habitaciones.

Para ir del aeropuerto al hotel hay que coger el autobús número 61 hasta la estación de tren (de allí salen los trenes a Viena, Praga y Budapest) y de allí el X13 al hotel, sólo hay tres paradas.

El precio del ticket de bus va por minutos, 0.70 céntimos por 15 minutos y 0,90 por 60 minutos, éste lo podéis coger para ir del aeropuerto al hotel y viceversa y a Devín también 0,90. Se compran en unas máquinas amarillas que hay en las parada.

 

 

 

 

780 mujeres reciben nuestras ideas cada semana. Apúntate.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.