Blue Finn Santaló 103, Barcelona

¿Cuántos japoneses me sabrías decir que hay en Barcelona? Hoy en día hay tantos y la competencia es tan grande que pocos ya te sorprenden.

El otro día salí a cenar y gracias a la recomendación de una amiga, tuve el placer de probar el restaurante japonés Blue Finn de la calle Santaló justo debajo del mítico bar Fandango.

Hace 10 meses escasos que están abiertos y parece que les está yendo increíble y es que cuando las cosas se hacen bien, con esfuerzo y entusiasmo, las cosas salen a relucir.

Es un restaurante acogedor, con una música adecuada y la atención por parte de los camareros es muy agradable.

Justo al pedir te sorprenden con una tapita, detalle de la casa. Creo que es una forma de revelarte las exquisiteces que están por llegar (para que salives).

Un tema a destacar y que creo que es de vital importancia, es el “Tempo” a la hora de servir. El ritmo fue muy adecuado, justo para que no se te juntaran dos platos seguidos, saborearlos con calma y disfrutar tranquilamente de la velada.

Pd: En Sant Andreu de Llavaneras se encuentra el hermano mayor de Blue Finn. Parece ser que el primer restaurante nace como punto de encuentro de 3 trayectorias diferenciadas y complementarias: un mayorista de atún catalán, un experto proveedor de pescado y dos profesionales de la restauración especialistas en locales de comida japonesa.

Port Balís Local 3 s/n, 08392 Sant Andreu de Llavaneres, Barcelona

Yo salí encantada. ¡Pruébalo y luego me comentas!

Todo el mundo me conoce como Barcelonette. Soy madre, empresaria, filántropa, inquieta y una ninja de la agenda. Hace 10 años aposté por mi y me convertí en la CEO de mi vida y de mis empresas. Me defino como "Life Designer": Ayudo a mujeres a convertirse en la CEO de su vida a nivel profesional y personal. Desde el 2006 comparto en este blog tips, trucos y herramientas para estés más sana, más guapa, más libre y más segura de ti misma. Al nacer mi hija en el 2016 busqué lugares donde inspirarme y conocer mujeres con ganas de comerse el mundo. Como no lo encontré, creé el Club Barcelonette.